San Ángel y Coyoacán: Frida, Rivera y los demás

Día muy intenso y muy interesante el que viviríamos hoy. Dos barrios, dos museos. Arte e Historia.

Mercado(s) de San Ángel

Empezamos el día desayunando en el Mercado del Carmen, tras lo cual pudimos recorrer los diferentes puestos de artesanía y pintura entre otros, recorriendo la calle San Jacinto hasta llegar al mercado  de Elbaazarsabado, donde los mariachis hacían sonar sus guitarras. Contamos la mañana entera en el blog de nuestros amigos del Club Marco Polo. Era temprano para nosotros y decidimos no parar aún a comer.

Frida Kahlo y Diego Rivera

La gran parte del resto del día la íbamos a dedicar a ambos artistas. Pero antes, en la plaza Tenanitla, nos compramos un gran vaso de fruta, (el pepino se considera fruta) – al que le ponen limón y sal – y paramos a comérnosla en  el jardín de San Jacinto donde, visitamos la pequeña iglesia.

Desde allí y por unas calles totalmente residenciales y muy tranquilas, llegamos a la casa-estudio donde Frida Kahlo y Diego Rivera trabajaron. A mí me gustaron particularmente las propias edificaciones, del funcionalista mexicano Juan O´Gorman, amigo de la pareja, mientras que a Nagore que sabe apreciar mucho más el Arte que yo le interesaron más los objetos expuestos, además de las obras de García Narezo que en los días que fuimos ocupaban varias de las habitaciones.

Era una hora mala, demasiado tarde ya para comer. Además el Museo de ambos, en el barrio de Coyoacán, cerraba en un par de horas, así que nos sentamos en la acera del Starbucks, nos conectamos al wifi y pedimos un Uber. El señor, que había vivido en Los Ángeles mucho tiempo, estaba encantado con el sistema de Uber. La semana siguiente tendría la oportunidad de conocer a otro que todo lo contrario.

Llegamos al museo. Una cola bastante maja. Tras ver el estudio donde trabajaban íbamos a ver ahora donde vivieron y algunas de sus obras. Es imposible no sentirse atraído por la personalidad compleja de ambos y la visita es realmente interesante. No tanto en mi opinión por lo que se ve, si no por lo que uno se imagina.

Así que ya a las 18:00, nos fuimos por fin a comer 🙂 Dejando a nuestra izquierda el mercado de Coyoacán, dimos con Kofetarica. Hacía un poco de frío en la terraza interior donde tenían puesta la liga, pero los platos pasta que nos comimos nos supieron mmmmm, después de bastantes días sin comer algo hecho con harina de trigo, en lugar de maíz 😉

Cuando salimos ya estaba anocheciendo, pero nos dio tiempo a pasar por la casa de Hernán Cortés (nos dimos cuenta después, viendo las fotos. Cuando estábamos delante no le prestamos atención) y a entrar a un Sanborns para hacernos un par de chips (SIM´s) de Telcel, por lo que tendríamos datos el resto del viaje en México. Cansados como estábamos del pedazo de día, en seguida uberizamos ya para casa hablando con el conductor de la próxima llegada del Papa a Ecatepec y de nuestro viaje.

2 thoughts on “San Ángel y Coyoacán: Frida, Rivera y los demás

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *