En la jungla, la negra jungla

Hoy será un día muy interesante y de casualidad. Tenemos el autobús hasta Playa del Carmen a las 21:40 de la noche y no tenemos mayor plan para el día que estar por El Panchán o volver a las ruinas de Palenque.

Así que nos levantamos tranquilos y desayunamos la mar de bien, oyendo de fondo una versión lenta de Juego de Tronos. Damos un paseo recorriendo todo El Panchán, viendo montones de hawaianas y también un sereque. Estamos luego un rato en internet comprando los boletos y decidimos que vamos a repetir las ruinas. Pero justo cuando íbamos para allí nos encontramos con Laura, Lorena y David tres chicos que compartieron la excursión del día anterior. Nos comentamos que van hacer una ruta por la selva de unas 3-4 horas con un guía local y nos apuntamos al plan. 

El sendero Motiepá

Así que comemos algo y nos ponemos en camino. Recorreremos el sendero Motiepá en compañía de Jerónimo o Xel en su nombre Maya. Se presenta como nativo – lo oiremos hablar luego en una lengua maya con su hijo – y nos conducirá durante cuatro horas por la selva de una manera totalmente diferente. Comenta que no se lleva muy bien con el gobierno y que no es guía federal si no que trabaja con el FDROC.

Veremos árboles mulatos (el rojo) que es bueno para el riñón, oleremos la hoja de chalagogue (que huele a Vicks Vaporub), oíremos – y luego veremos monos araguatos

Veremos enormes ceibas – el árbol sagrado de los mayas – y caobas y también muchos chapais. Unos árboles más finos, llenos de espinas con los que tendremos que tener cuidado de no agarrarnos en las subidas o descensos. Liana bueeeeena, chapai maaaaaaalo.

Un taxi al pueblo de Palenque y un ADO que nos llevará durante las siguientes doce horas, cruzando Tabasco. Yo dormiré la mayor parte del tiempo. Salvo la parada en Xpujil para cambiar de conductor donde pusieron a Ilegales a toda leche con su hit “La Morena”. (Sí, Shazam mediante) Bien, tras este cautivador momento nos quedarían aún 8 horas hasta Playa del Carmen en Quintana Roo. Muy cerquita ya de Cancún.

One thought on “En la jungla, la negra jungla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *