En cascada hacia Palenque

Día largo y para recordar. Nos levantamos a las 4:00 (!) Vienen a recogernos al Na Bolom. Hoy recorreremos gran parte del estado de Chiapas. Es espectacular. Gran parte de selva. Desde la carretera se observa cómo es muy distinto al resto de México que hemos conocido.

ruta-chiapas.png

Básicamente vamos dormidos hasta que paramos en El Ranchito en Ocosingo a desayunar. Desde entonces y hasta las Cascadas de Agua Azul, vamos disfrutando del camino y las vistas chiapanecas. Aproximadamente  dos horas después llegamos a las cascadas.  Es un lugar muy bonito, típico de “lo que no te tienes que perder de México”

Tienen un intenso color azul turquesa por los fosfatos – creo – del suelo. Se pueden remontar por un paseo que hay al lado que está lleno de tiendas. Pasamos casi dos horas recorriéndolas de arriba a abajo.

agua-azul.jpg

Desde allí y tras otra hora de viaje, llegaremos a otra cascada. Esta completamente distinta, que a mí me recordó al Monasterio de Piedra. Se trata de Misol-ha(Literalmente “caída de agua”)  Se puede bajar hasta la misma y caminar por detrás de ella, que es, claro, lo que hicimos. Comimos allí mismo. Compartiendo mesa con unos chicos argentinos (yo justo pensaba según entrábamos que no cabía toda la gente que éramos…)

Ruinas de Palenque

Y ya con el estómago lleno nos pusimos en marcha para la última media hora de viaje del día. La que nos llevaría hasta la ciudad arqueológica de Palenque.  También Patrimonio de la Humanidad. En el momento de escribir esto, las ruinas que más me han llamado la atención en México.

Nuestro guía es Abraham, nos acompañará durante las dos horas del recorrido. Lo primero que nos explica es que se sabe – por tomografía – que hay 1498 templos en la ciudad, el 98% de los cuales están bajo la selva. Se estiman unos 4.000 años con la tecnología actual para sacarlos todos a la superficie 😉

La ciudad de Palenque  (B’akaal para sus habitantes) fue la tercera mayor ciudad maya. Estuvo habitada desde aproximadamente el siglo VI hasta el XVI. Teniendo su época dorada en el siglo VII con Pakal.

Vemos primero el templo de la calavera por fuera y después el de la Reina Roja, que nos explican que fue natural de una cultura más al norte que fue traída para ser la esposa de Pakal. (Esto se sabe porque con pruebas de Carbono 14 averiguaron qué comía ella cuando era jóven y de ahí su lugar de nacimiento)

Podemos entrar en su tumba, que es completamente roja por el cinabrio con el que lo cubrían y que producía el envenenamiento de quien la abría. Así es cómo murió, Alberto Ruz, el descubridor de la siguiente pirámide que visitamos, la del propio Pakal, o templo de las inscripciones. Tanto Pakal como la Reina Roja murieron de osteoporosis por la descalcificación que sufrían por los autosacrificios que realizaban perforándose nariz, lengua…

Los sirvientes eran enterrados con los reyes y estos eran cubiertos de piedras de jade. Los tesoros encontrados en las tumbas están en el museo de antropología en Ciudad de México.

Visitaremos después el palacio, con su torre astronómica y sus ventanas en forma de T por las que la luz pasa alineada en el equinoccio de invierno. Recorremos varias salas, vemos al dios de la lluvia en la pared y conocemos el arco maya falso, que en caso de caída no colapsa y también el trilobulado, muy parecido a los arcos árabes.

Por último veremos la segunda de las plazas de la ciudad en la que veremos los templos del Sol con su impresionante crestería (para predecir tormentas nos comentaron), del maíz (se ve cómo los mayas nacen de mazorcas) y de la cruz.

palenque.jpg

Y así es cómo casi terminamos el día. Nos dejaron en la puerta de El Panchán, una especie de complejo donde dormiríamos ese día. En el medio de la selva. Nos dieron la cabaña “El tejón” . Una michelada con clamato en “Don Mucho” un paseo por el sitio y una hamburguesa en el sitio de al lado regentado por un alemán de larga coleta y a dormir arrullados por los grillos y los monos aulladores. Fue un gran día.

3 thoughts on “En cascada hacia Palenque

  1. Q recuerdos me trae vuestro viaje a Mexico!! para nosotros fue “agua marron”, pero tanto nos gustó que hasta nos dimos un bañito….A seguir disfrutando!!! Pura Vida!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *