Chai, vacas y comida vegetariana

Nos despertamos en el tren. Son las 6 de la mañana. Hace frío. Mucho más del que pensábamos. Las ventanas no terminan de cerrar bien.  Tengo un amigo sentado en mi cama. Ha sido nuestro primer viaje en tren en la India. De hecho, todavía no lo sabemos, pero aún quedan 5 horas hasta llegar a Benarés. Tiempo total en el tren: 22 horas. Retraso total: 6 horas.

Llegada a Benarés

Desayunamos un par de chais (té con leche y massala (especias)) comprado por 10 rupias a uno de los múltiples chicos que lo venden en cada parada que hace el tren mientras recorren los vagones  – los trenes en India son los más largos que yo he visto en mi vida – al grito de chai chai. 

Por fin llegamos a Benarés. Tras negociar un rato encontramos un tuk tuk que nos lleve a nuestro hostel.  Ha abierto recientemente. Finalmente llegamos a las 12:00 de la mañana. Habíamos pagado esa noche y se portan guay y no nos la cobran 🙂 Dejamos las cosas, nos damos una duchita (agradecida) y decidimos salir a comer o si no nos quedamos dormidos.

Benarés es una de las ciudades más antiguas del mundo. Algunos dicen que la más antigua. Hoy tendremos una primera toma de contacto con la ciudad. Muy cerquita de nuestro alojamiento se encuentra uno de los ghat más conocidos de la ciudad. El de Assi. Daremos un paseo por la zona hasta llegar al los de Tulssi y Tulsida. Será nuestro primer contacto con el Ganges.

Estamos bastante cansados así que vamos a un sitio cercano a comer. En la calle, las vacas son completamente ajenas a nuestra presencia. Unas pakoras y nos vamos a echar la siesta. Sí, nuestra noche ha sido movida. Literalmente.

Nos despertamos ya algo más repuestos y salimos a cenar y a dar una vuelta nocturna. La calle principal del barrio está llena de gente, algunos turistas con cara de despistados (además de nosotros), de tuk tuks, de vacas… como en otros lugares de la India, mis sensaciones son más de “qué interesante/intenso” que de “que bonito”, pero poco a poco le vamos cogiendo el gusto. Nos perdemos un poco. Nos encontramos de nuevo y acabamos dando con Vegan Raw. Un vegetariano cerca de casa que será nuestro lugar de operaciones los siguientes días. No, nos atrevemos con el gazpacho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *