Welcome to Mumbai

Hoy toca madrugar. Hemos pedido un uber bien temprano para llegar al aeropuerto de Udaipur con tiempo. Se terminaron los buses y los trenes de grandes distancias en India. Hoy volamos a Bombay en avión, como unos marqueses. :) Aún seguimos sin efectivo, así que nuestros plan es intentar pagar con tarjeta de crédito todo lo que podamos. Difícil en India.

Primer palo. El desayuno más caro del mundo en el aeropuerto de Udaipur (exageración pero es más caro que en España). El camarero tiene que buscar un enchufe para conectar el TPV para poder pagarle. Lo conseguimos. Menos mal.

Llegada a Bombay

Cogemos el avión sin problemas y llegamos a Bombay. Después de haber estado en Nueva Delhi tenemos un poco de miedo de encontramos una ciudad tan caótica como Delhi. Pues va ser que sí. Jejejeje. :) Lo bueno es que no somos novatos en India y ya nos movemos como pez en el agua.

Para vuestra información, Bombay es la ciudad más cara de India. Con bastante diferencia. Por ello, encontrar un hostel que mole tanto como los anteriores donde hemos estado va ser imposible. Terminamos en el Hostel Backpacker Panda Appetite. Es la opción más barata de Bombay, pero mucho más caro que los hostels de toda India. Es bastante cutrecillo y tanto las zonas comunes como las habitaciones dejan mucho que desear. :(

Llegamos al hostel, dejamos nuestras cosillas, nos quedan muchos días en Bombay, así que el plan de hoy es comer en algún sitio que acepten tarjeta de crédito y pasar la tarde trabajando un poco. Los bancos están abiertos, pero las colas son interminables. Además, solo están abiertos para realizar ingresos en cuentan indias. Los ATM siguen cerrados.

Cerca de nuestro hostel, hay una zona de restaurantes. En el Subway aceptan tarjeta, así que allí vamos. No es muy glamuroso, lo sé, pero está rico.

En busca de una tortilla de patatas en Bombay

Con el estómago lleno decidimos ir a buscar un café para trabajar un poco por la tarde. Vamos andando (aunque el tráfico es una locura, y las calles también). Preguntamos en uno (Coffe Day), y no aceptan tarjetas de crédito. Segunda opción nanai :( La siguiente cafeteria acepta tarjeta de crédito, pero no hay wifi :(.  Nos empezamos a desesperar. Hace mucho calor :( Por fin encontramos uno que se llama Bombay: Barcelona. Sirven tapas. Hay cortados y tortilla de patata. (Llevamos tiempo fuera de casa, estas cosillas nos llegan al corazón). Preguntamos si aceptan tarjetas y nos dicen que no :( No puede ser. Salimos con cara triste. Y el camarero sale detrás de nosotros y nos dice: “No pasa nada, entrar y si no podéis pagar hoy, ya lo pagaréis mañana”.

Pedro y yo nos quedamos flipando, no estamos acostumbrados a este tipo de solidaridad. :) Entramos y nos pedimos unos café. Hay wifi. Muy importante también. Habíamos encontrado nuestro sitio. El café librería Bombay: Barcelona.

 Dato curioso, los castellers no sólo son tradicionales de Catalunya, en Bombay también existe está tradición.

El dueño se presentó al rato y nos dijo, que si queríamos podíamos pagarle a través de Paypal. Qué buena noticia. Ahora sí que sabíamos que íbamos a volver. Estuvimos hablando un rato con el dueño, Amin. Y nos contó parte de su historia. Nos contó entre otras cosas que él viajaba a Barcelona una vez al año, desde hace años, y que había escrito un libro sobre su vida. ¿No os parece que Amin se merece su propio post?

Nos quedamos toda la tarde, y porque no, terminamos cenando allí. Café riquísimo, la tortilla de patata no tanto. Uber. Vuelta al hostel y a dormir. The Affair. Buenas noches.

Comenta con Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *