Start spreading the news

Primer día en Nueva York en este viaje. La última vez fue hace tres años. Hoy va a ser un día tranquilo. Ese es un poco el plan. Nos despertamos no demasiado temprano. Hoy vamos a pasar el día en el barrio. Esta vez estamos en Brooklyn, lejos de Manhattan. (Bueno a unos 20-25 minutos) Estamos en el vecindario de Ditmas Park, que forma parte del distrito de Flatbush, y que es considerado uno de sus distritos históricos.

ditmas1.png

En plan lugareños

Vamos a desayunar. Tras volvernos a maravillar/horrorizar con el ascensor del edificio, salimos a Church Avenue. Primera parada, un cercano Bank of America. Ya con dólares, buscamos un sitio para desayunar. El barrio es poco turístico o por lo menos lo que hemos visto hasta ahora. Muchos Deli´s pero ningún bar. Tenemos hambre. Dunkin Donuts es nuestra elección. Desayunamos tranquilamente. Creo que es una de las cosas que más me gustan de viajar. Incluso vimos un enchufe que parece un conejo 🙂

Después vamos a hacer la compra. Es curioso como tareas cotidianas pueden convertirse en interesantes si es la primera vez que las haces. Lo intentamos en un supermercado orgánico que hay justo en frente, pero los precios se nos van. Así que entramos en el de al lado, que nos atrae con su prometedor letrero de Meat Palace .

Todo el mundo que lo ha hecho, sabe lo interesante que puede ser comprar en supermercados en los que no está acostumbrado. Todos los productos son sorprendentes. Muchos de ellos de Goya, por cierto. Estamos casi una hora. Descubrimos que existen las alubias rosas, compramos puré en copos, leche de esa que se pone mala en tres días y otras yankeefoods adicionales. Al pagar no nos funcionan las tarjetas. Una señora de la cola grita “Came onnnn” Puede decirse que ya nos estamos integrando.

Y después a lavar la ropa en una lavandería. Ahora sí, integrados del todo. Menos mal que está al lado de casa. Un amable caballero nos explica cómo funciona. Dejamos la ropa, echamos las monedas, subimos a casa. Treinta minutos. Bajamos. (Ascensor del infierno que en el fondo mola) Cambiamos la ropa a la secadora. Volvemos arriba. Vamos haciendo la comida. Volvemos abajo. Ropa limpia y seca. Y hemos hecho ejercicio.

Recordaré los espaguetis con atún de la comida no por lo buena que estaba – que lo estaba – si no porque fue la primera vez en mi vida que usé uno de estos.  Llevo un rato pensando en qué capítulo de los Simpson sale, pero no logro recordarlo.

Por la tarde estuvimos en casa, trasteando con el ordenador, conociendo un poco más a Kristin, nuestra anfitriona y oyéndola ensayar (que fue realmente interesante) Es cantante profesional de ópera, de Michigan, su marido toca la mandolina en un grupo de Bluegrass en Colorado y conoce Zaragoza pues visitó la ciudad para un recital. (Eso sí, lo primero que nos preguntó la primera noche era si éramos de Barcelona 😉

Y esa fue la historia de este día. Una gran siesta por la tarde de la tarde, un par de bocatas de cerdo que parecía ternera – eso sí estilo cajún – y a dormir que mañana nos vamos de excursión.

8 thoughts on “Start spreading the news

  1. Eso es adaptación y lo de+ son tonterías!! estáis ahí, como si llevarais todo la vida,…por cierto 4 días y un post, la verdad q sois muy fuertes ; )!! muchos kissesss de esos….

  2. Genial que os podamos seguir por aquí, ya soy fan! Eso sí, en un capítulo de los Simpsons no sé, pero en casa de mis padres ese es el abridor que ha habido toda la vida. Buen viaje!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *