Coney Island y un viaje en el tiempo

Hoy la idea es dar una vueltecita hasta Coney Island. Se trata de una antigua isla – que nos sonaba de las pelis – que se encuentra ya unida a Long Island.

Cogemos el metro en dirección a Brighton Beach. El paseo es precioso. Con mucho frío pero una luz preciosa y con ese ambiente que tienen las ciudades de costa de invierno. La ex-isla es todo un tributo al ocio del s. XX con diferentes atracciones y mini parques de atracciones uno a continuación del otro, muchos de ellos de más de 60 años. Destaca el Cyclone, de 1927, y el acuario de la ciudad de Nueva York que se encontraba justo en obras de ampliación.

Al final de nuestro recorrido casi por el tiempo, el hecho de que esté todo cerrado le confiere una atmósfera muy interesante y junto al hecho de estar casi sólos, parece que estamos en el pasado. (Iba a poner “le da” pero conferir se usa sólo con atmósfera, no? ;-), descubrimos el estadio de béisbol de los Cyclones de Brooklyn, un reciente equipo de ligas menores, que sin embargo tiene un pedazo de estadio, que el anterior alcalde de Nueva York, impulsó.

Y tras el paseo matutino, de vuelta ya a casa. (Raúl en unas marquesinas, por fin!) Parada en el supermercado Mundo a comprar algunas cosas y a preparar la comida. Por la tarde estuvimos, de nuevo, escribiendo y diseñando. Y por fin me animé con la guitarra que me había prestado Kristin. Contento por haber practicado un poco. Una cenita y a dormir.

4 thoughts on “Coney Island y un viaje en el tiempo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *