Comida picante, piscina caliente

Hoy es nuestro último día en Bali. Habíamos pensado en ir a una playa a la que sólo se puede acceder en teleférico. Al final nos hemos quedado en la piscina a la que se puede acceder desde la cama 😉

Día tranquilo de leer, baños y escribir. Salimos a comprar comida y – sería de las últimas veces – nos olvidamos de preguntar si picaba. Teníamos hambre así que pedimos cuatro raciones de “lo mismo que él” Buf. Rico estaba, pero picaba como si no hubiera mañana…

Y poco más, mañana comienza una nueva aventura en la isla de Java. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *