Atardecer frente al Taj Mahal

Eran las 6:46 de la mañana cuando el tren llegaba a la antigua capital del imperio Mogol. Mogol. Sin n. Mogol. No Mongol. Nuestro noche en el sleeper train  no había estado del todo mal. Cruzamos un largo puente metálico sobre un slum junto al río Yamuna y entramos en la estación. Teníamos por delante cuatro días en Agra, así que nos tomaríamos los siguientes días con tranquilidad.

El sol sale para darnos la bienvenida mientras recorremos los siete kilómetros que separan la estación de Agra Fort , de nuestro hogar/nyumbani de los próximos días. Cuando llegamos quedan todavía 5 horas para poder hacer el check-in, pero no hay problema. Descansaremos un rato en una de las zonas comunes. En unos colchones que no se mueven. 🙂

Pero no nos dormimos y en un rato pasaremos a la cafetería a desayunar. En la tele, las noticias hablan de un nuevo episodio de escuelas quemadas en la frontera con Pakistán 🙁 Estaremos realmente a gusto en este lugar, donde pasaremos muchas horas los próximos días. Comiendo, descansando, escribiendo o charlando con gente. Ese va a ser el plan de hoy.

Tostadas, posts. Crêpe de plátano. Café. Posts. Hacer el check-in. Volver a la cafetería. Poner la lavadora. Posts. Ver que no funciona la lavadora. Posts. Darle al botón otra vez. Posts. Así pasamos la mañana hasta que nos entró hambre. No habíamos cenado la noche anterior así que a por ello. Methi Mutter Malai. Esa fue uno de los platos que pedimos. Acto de fé. Si hubiéramos leído que en español es crema de alhovas o fenogrecos , nos hubiéramos quedado igual. Es un plato del Punjab que estaba realmente muy bueno. Sorprendentes las texturas. En serio. 🙂 El otro era aalu. Ya hemos aprendido que significa patata. 🙂

Shilp Gram de Agra

Nagore había visto que podíamos ver una bella puesta de sol con el Taj Mahal de fondo y ese fue el plan. Pero primero decidimos ir caminando hasta el shilp gram. El lugar donde se venden los tickets. Para el Taj Mahal. Entrada válida para un sólo día. No se puede pagar con tarjet. Colas separadas para mujeres y hombres y para extranjeros e indios. 1000 rupias 🙂 Como en varios lugares de la ciudad el Taj Mahal abrirá de “la salida a la puesta del sol”

Metahb Bagh, el atardecer de Agra

Ya con la información para mañana decidimos tomara un tuk tuk, para que nos lleve al parque al norte del palacio. Al otro lado del río Yamuna. Nos tocó el tuktukero más pesado de Agra. O eso pensábamos. Veríamos al día siguiente que no. Nos pasaría varias veces que ya montado en el tuktuk lo paran para intentar convencerte de visitar sitios o llevarte al bazar o etc… lo de siempre.  Que yo entiendo que la gente se tiene que ganar la vida, pero cansa 🙁

Y por supuesto las mentiras y las medias verdades. “El parque está en una zona de selva, no habrá tuktuks de vuelta. Os espero” (Sí, claro, es la zona más famosa de la ciudad para ver el atardecer, y no va a haber conductores…

Bueno, que me voy del tema. Está un poco lejos del resto de la zona turística de la ciudad, eso es cierto, y para allí que nos fuimos. (150 rupias por trayecto) La primera vez que vimos el Taj Mahal, fue a la derecha de nuestro camino. Impresiona. No tanto por la belleza (que es mucha) si no por aquello de “joer, que estoy aquí” (Esa ha sido la diferencia básica este año. Algunos sitios clásicos que hemos visitado y que todo el mundo conoce y muchos otros que no teníamos ni idea de su existencia y que lógicamente han sorprendido mucho más) Ambas sensaciones molan. (De hecho en esos dos extremos siempre he descrito mi primer viaje a Nueva York y el único, de momento a Tokyo)

200 rupias de entrada al jardín (sin ticket, se lo dimos a un tío en la puerta, no me mola demasiado) Pero bueno, disfrutamos de la puesta de sol (no fue impresionante, el cielo estaba blanco, como en muchos lugares de la India en esta época) pero moló. Más el rato en sí que el ocaso.

Vimos un pájaro bastante molón que también quería ver la puesta se sol. No sabíamos en ese momento – lo preguntamos tiempo después en no recuerdo qué ciudad – que era un martínpescador. Tampoco sabíamos que da nombre a una de las cervezas más famosas de la India. (Bastante buena)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *