Llegada a George Town

El día de ayer fue tranquilo. Tan tranquilo que no merece ni post 😉 Pasamos el domingo en casa. Nos levantamos tarde, piscina… comimos unos espagueti carbonara mucho peores que los de Melbourne. Estuvimos escribiendo postales, otro baño… en fin, ese tipo de Domingo 🙂

Hoy será distinto. Hoy dejamos Kuala Lumpur. Rumbo a la provincia de Penang. La segunda provincia más pequeña de Malasia pero la octava más poblada. Es una isla en el estrecho de Malaca, entre la Malasia continental y la Isla de Sumatra.

kuala-georgetown.png

Primeras impresiones de Penang

Nos levantamos temprano que a las 7:45 tenemos que estar en la Terminal Bersepadu Selatan. Nos despedimos de Edu y nos montamos en el uber, que se pierde un poco, pues están las calles en obras. Cruzamos un gran Meliá y en un ratito llegamos a la estación. En esta ocasión somos nosotros los que nos perdemos un poco en el párking. Nada grave. Llegamos ya a la ventanilla. Checkin y a la sala de espera. A mí me recordó a la estación de Méndez Álvaro en Madrid.

Dice Nagore que el viaje en bus fue bonito, cruzando Malasia de sur a norte. Eso dice ella.  ¿Yo? ZZZZZ. Lo que sí recuerdo al despertar es que la gente estaba fumando en el bus. No sé si es legal o aceptado.

Tras una breve parada en Butterworth, ya en Penang pero todavía en la parte continental, cruzamos por el Pente de Penang hacia la estación de bus de Sungai Nibong. Desde ahí todavía tenemos una hora más o menos, así que tomamos el Rapid Penang 401 que por 2 MYR nos dejará casi al lado de nuestro hostel. 

Dejamos nuestros cacharros y salimos a comer. Damos un poco vuelta bajo el solaco. Las primeras impresiones son de un lugar bonito. Donde conviven las tres etnias malasias y con una fuerte influencia del pasado colonial británico. Distinto a Kuala. Tendremos ocasión de comprobar que no nos equivocamos. Pronto damos con un lugar abierto (tampoco había muchos) y para allí que nos vamos. 

Paseo por la ciudad colonial

Ya con el estómago lleno nos fuimos a recorrer parte de la ciudad – la menos bonita en el fondo – como comprobaríamos al día siguiente. Recorrimos, la iglesia anglicana de San Jorge (los templos chinos, hindúes, musulmanes y cristianos se suceden en la ciudad) , el museo de Penang… desde allí y bajo un enorme calor llegamos de casualidad al Eastern Oriental Hotel, precioso hotel de principios del s. XX que nos permitió resguardarnos un poco del calor y  que nos recordó al hotel “La Primera dama de Waikiki”

Ya de vuelta hacia el centro de la ciudad – Patrimonio de la Humanidad – entramos a visitar el fuerte Cornwallis, levantado por los ingleses y en torno al cual se creó la ciudad de George Town. A nosotros no nos entusiasmó, la verdad sea dicha 😉

Seguimos de paseo cerca de la costa y entramos de casualidad a una preciosa – preciosa librería/café en la que casi todo estaba en chino. Literalmente 😉 Nos animamos a tomarnos un café – que no nos gustó mucho – pero el lugar era precioso. Como en muchos sitios desde entonces, nos pidieron que nos descalzáramos para entrar. Este fue el primer indicio serio – quizá junto al hotel EO – de que la ciudad iba a molar mucho. Algo que descubríriamos los dos siguientes días. Hoy lo que nos quedaba fue visitar Little India, ir al Seven Eleven a comprar algo de cenar y ya al hotel a escribir y a descansar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *